En fase de edición

El Laboratorio con la PAH ha llegado a la fase de edición de video. En un proyecto audiovisual participativo esta fase es muy delicada. De hecho no se suele editar en grupo. Hay experiencias en el campo de la Educomunicación, como por ejemplo las de Teleduca, en las cuales se hace un visionado colectivo, y se marcan las partes interesantes conjuntamente con todos los participantes, pero no es la norma. Y, en todo caso, después se entrega todo al montador, quién tomará las decisiones finales.

El grupo, sobre todo cuando no tiene familiaridad con los programas de montaje, suele perder la concentración en este proceso, y la memoria de lo que se graba y se visiona anteriormente, muchas veces suele fallar a la hora de enfrentarse al corta y pega en la línea de tiempo. O lo que se marcó en papel, una vez juntado, no da de sí en términos de ritmo y de lógica. Así que, delante del ordenador, hay que replantearse todo una y otra vez.

Uno de los objetivos del formato documental, es presentar el contenido de una forma que intenta dar una idea clara al espectador. Eso conlleva que se sacrifique mucho material, material grabado con cariño y esfuerzo por parte del grupo, a veces por fallos técnicos, otras porque desviaría la atención hacia temas que no se han desarrollado lo suficiente. Y no siempre estamos dispuestos a hacerlo.

Otras veces, nos damos cuenta de que el planteamiento inicial ya no corresponde a la realidad, sujeta a un cambio continuo. En el caso de la PAH, nos hemos encontrado con el problema de que quizás no hemos hecho lo correcto en centrarnos en testimonios de afectados por la hipoteca. Ahora la urgencia del colectivo es evitar deshaucios que se dan por la subida de los alquileres en Barcelona. El tema de la gentrificación está impidiendo que los vecinos tengan alquileres a precios asequibles, y muchas veces los convierte en víctimas de mobbing despiadados por parte de los propietarios de la finca.

Estas reflexiones han surgido en el momento en el cual, como Plataforma DSP, hemos decidido que este montaje sí iba a ser colectivo. Así que nos estamos juntando día tras día con los participantes para editar, después de haber dotado sus ordenadores portátil de un programa de edición. Todavia es pronto para saber cuáles de nuestras creencias sobre la “edición perfecta” tendremos que sacrificar, pero creemos que, en reflexiones como esta y muchas otras más, reside el valor añadido de este proceso.

 

 

 

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on RedditDigg thisShare on StumbleUpon

Deja un comentario