Protocolos para un paseo sonoro

«De uso muy común al inicio de una investigación, un paseo sonoro proporciona un medio accesible para que un grupo de personas entren en la interacción entre experiencia y reflexión. El acto físico de conectar un ambiente espacial con otro opera en paralelo al acto discursivo de entrelazar diferentes experiencias y recuerdos.

Los paseos sonoros beben del extenso campo de prácticas ambulantes en el arte de vanguardia y en las políticas espaciales. Las prácticas ambulantes se mueven entre la recepción y la acción en la vida cotidiana, al abstraer patrones familiares de movimiento para qué ha sido ignorado, o para escuchar aquello que no había sido escuchado. Pero no todos los paseos son iguales. Relacionamos el paseo sonoro con el proyecto Walking Archive del artista argentino Eduardo Molinari. Ni nómada ni errante, Molinari describe cómo va “de un sitio a otro, de una persona a otra, de una generación a otra, llevando a cuestas – como mulas – poder/recuerdos, cargas que se ven como valiosas y hasta secretas, a través de territorios que son difíciles de atravesar, y creando una noción de movimiento en la que es esencial saber cuándo moverse y cuándo parar”».

«Protocolos para un paseo sonoro» de Ultra-Red (fragmento del tercer capítulo de «Five Protocols for Organized Listening (with Variations)», 2012. Traducción preliminar de Kamen Nedev.